DISCIPULOS HACIENDO DISCIPULOS

¿Cuál fue el propósito de Cristo al hacer discípulos?

“Me serán testigos en Jerusalén, Samaria, Judea, y hasta lo ultimo de la tierra”

Hay tres cosas que un buen discípulo hace:

1.-ELECCION. Un buen discípulo elige voluntariamente qué estudiar.

2.-PASION.Un buen discípulo tiene convicción por lo que ha elegido.

3.-VALORACION.Un buen discípulo sabe valorar lo que esta aprendiendo.

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones,

bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”

Mateo 28:19

 

I.-Beneficios de ser discípulo de Jesucristo.

Los apóstoles experimentaron los grandes beneficios de haberse convertido en discípulos de Jesucristo.

 

  1. a)   Aprendemos de Su poder. 

En Mateo 9:18 al 26 leemos “Mientras él les decía esto, un dirigente judío llegó, se arrodilló delante de él y le dijo:  —Mi hija acaba de morir. Pero ven y pon tu mano sobre ella, y vivirá. Jesús se levantó y fue con él, acompañado de sus discípulos. En esto, una mujer que hacía doce años padecía de hemorragias se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto. Pensaba: «Si al menos logro tocar su manto, quedaré sana.» Jesús se dio vuelta, la vio y le dijo:  —¡Ánimo, hija! Tu fe te ha sanado.  Y la mujer quedó sana en aquel momento” 
Cuando Jesús entró en la casa del dirigente y vio a los flautistas y el alboroto de la gente, les dijo: —Váyanse. La niña no está muerta sino dormida. Entonces empezaron a burlarse de él. Pero cuando se les hizo salir, entró él, tomó de la mano a la niña, y ésta se levantó.

Hay algunas cosas que quiero resaltar en esta historia:

Había mucha necesidad en la gente: una niña muerta, una mujer enferma.

La gente tenía fe en que Jesús les podía sanar, se acercaban a él.

Jesús atiende a las personas en sus necesidades.

Se burlan de Jesús.

El poder de Dios se manifiesta.

 

Los discípulos iban acompañando a Jesús, por lo que aprendieron de Su poder y lo usaron  Hechos 3:1-10. Nosotros como sus discípulos tenemos el beneficio no solo de aprender del poder que hay en el Nombre de Jesucristo sino utilizarlo para atender las necesidades de las personas que lo buscan con fe y sobretodo para que el Nombre de Cristo sea glorificado.

 

  1. b) Ganamos.

Al ser discípulos de Cristo, nos convertimos en ganadores. Además de la vida eterna, se nos da el honor de tener un lugar especial en los cielos, pero además de todo esto, también ganamos en esta vida terrenal:

“Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna” Mateo 19:29

Si, cuando nosotros somos discípulos de Cristo, no tenemos que reclamar, porque ya ganamos: “No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino” Lucas 12:32

 

Una de las tareas que Cristo les da a sus discípulos es precisamente que ellos mismos sean maestros de otros: “Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” Mateo 28:19. Es en esta tarea donde nosotros debemos estar conscientes de que:

 

II.-Discipular cuesta.

Entendemos que ser discípulo de Cristo cuesta, pero el convertirse en discípulo que hace discípulos también cuesta.

 

  1. a) Es más el maestro.

En una ocasión que Jesucristo expulsó un demonio de un hombre que estaba mudo y que volvió a hablar, la gente que estaba presente se quedó asombrada, pero algunos dijeron que Jesús expulsaba los demonios por medio de Beelzebú, el príncipe de los demonios.

¡Qué acusación tan tremenda le estaban haciendo a Jesucristo!

Por eso nosotros no debemos de extrañarnos, ya que el mismo Cristo les dijo a sus disípulos: El discípulo no es superior a su maestro, ni el siervo superior a su amo. Basta con que el discípulo sea como su maestro, y el siervo como su amo. Si al jefe de la casa lo han llamado Beelzebú, ¡cuánto más a los de su familia!” Mateo 10:24-26

Siempre tenemos que recordar que discipular cuesta, para que no entremos en desanimo y tristeza.

 

  1. b) Hay críticas.

Cuántas críticas recibió Nuestro Señor durante todo su ministerio, que si sanaba en sábado, que si no se lavaba las manos, que si no ayunaba, sin embargo, Jesús siguió enseñando sin hacer caso a las críticas. Cuando estamos siguiendo el ejemplo de Jesucristo de ser discípulos que hacen discípulos, nos exponemos a las críticas de los demás.

“Un día se le acercaron los discípulos de Juan y le preguntaron:    —¿Cómo es que nosotros y los fariseos ayunamos, pero no así tus discípulos?” Juan 9:14

 

III.-Buenos Discípulos.

Nuestro deseo y preocupación es llegar a ser buenos discípulos de Jesucristo, y una de las principales cosas que tenemos que entender es que no somos los únicos discípulos.

En una ocasión, Juan orgullosamente se dirige a su maestro con las siguientes palabras: Maestro —dijo Juan—, vimos a uno que expulsaba demonios en tu nombre y se lo impedimos porque no es de los nuestros” a lo cual Jesús le respondió, (siempre buscando la ocasión para enseñar a sus discípulos), “No se lo impidan —replicó Jesús—. Nadie que haga un milagro en mi nombre puede a la vez hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor de nosotros”  Marcos 9:38-40

Entonces, en vez de andar impidiendo a los demás predicar el Evangelio porque no son de nuestra Iglesia, movimiento o círculo, debemos de preocuparnos o mejor dicho ocuparnos de que nosotros seamos:

  1. a) Discípulos aprobados.

Una forma en que vas a saber si eres un discípulo aprobado por Dios es si no hablas mal, o dices chismes o calumnias de tus hermanos. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.”  Juan 13:35

Amar es más que decir te amo, es respetar y aceptar a tus hermanos, no criticar por lo que hacen, dicen o piensan.

Otra forma en la que sabemos que somos discípulos aprobados, es en que damos fruto, es decir que nos reproducimos en otros discípulos.

Vamos, anímate Jesús quiere que seas su discípulo y que al mismo tiempo lleves fruto para él,  reproduciéndote en otros discípulos, de esta manera el evangelio se extenderá en todo el mundo y el propósito de Cristo será cumplido.

  1. b) Discípulos sabios.

Una cosa muy importante es que como discípulos tenemos que mantenernos, intencionalmente enfocados,Adviérteles delante de Dios que eviten las discusiones inútiles, pues no sirven nada más que para destruir a los oyentes. No tengas nada que ver con discusiones necias y sin sentido, pues ya sabes que terminan en pleitos” 2ª. Timoteo 2:14 y 23.

Que triste cuando algunos discípulos de Cristo creen que el propósito de sus vidas es discutir, discutir, discutir, acerca de formas y modos y se olvidan de lo importante que es proclamar el evangelio:  “Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos. Tú, por el contrario, sé prudente en todas las circunstancias, soporta los sufrimientos, dedícate a la evangelización; cumple con los deberes de tu ministerio” 2ª. Timoteo 4:2-5

 

Por eso elige ser un discípulo de Cristo, que tiene pasión y valora todo lo que aprende, pero que además está comprometido a hacer más discípulos.

Dios te bendiga.

Pastor Alejo Carrillo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *